viernes, 24 de marzo de 2017

El Morico.



Lo llamábamos así, tal vez por el color de su pelo, totalmente negro.  Vivió muchos años, siempre al servicio de su amo, el tío Anastasio y su familia. Y es que todos acudían  a él cuando lo necesitaban, sobre todo para ir al campo, pero también en otros momentos, como cuando, sujeto al carro de varas, había que ir a Sahagún a por bebidas para el bar, o a llevarnos a Gordaliza para coger el coche hacia León.  Por supuesto que, en el verano, también trillaba, solo o acompañado de otro animal. De niños nos gustaba llevarlo al bebedero, pues dábamos un paseo montados sobre su lomo. Era dócil y obediente y a nadie causó daño alguno.
El morico reemplazaba o desempeñaba un servicio parecido a la bicicleta, coche o moto, que no eran frecuentes entonces por aquellos lares. Eran anímales y no maquinaria lo que predominaba y que más se utilizaba en todo momento. Niños y mayores gozaban del paseo sobre él.  Y es que, además, era dócil y respetuoso con todos, fuesen conocidos o desconocidos.
Nadie se quejó nunca del morico, al que consideraban uno más de la familia, de Castro y Mencía. Vivió muchos años con todos, pero como a todos también le llegó el final.
Todos lo recordamos con afecto y cariño, como recordamos al tío Anastasio y a la tía Anselma y también al primo Pepe, que es el que aparece en la imagen, y  al quiero dedicar este recuerdo. Pepe fue tal vez quien más y mejor conocía al morico, y quien más lo quería, pues se sirvió de él en muchas más ocasiones…
Así lo vemos en esta fotografía, feliz y contento, tirando de la brida del caballo, que se mostraba siempre obediente y respetuoso con todos. Este era y así era el morico, el caballo del tío Anastasio.
 

jueves, 9 de marzo de 2017

Imágenes del pasado: Grupos de jóvenes2.


Siguiendo con las fotos del pasado de Joarilla de las Matas, público hoy algunas otras de jóvenes con menos personas que en la entrada anterior, pero todas ellas muy dignas de ver y admirar, y apropiadas para recordar el pasado en lo que a la juventud de aquellos años se refiere.
No cabe la menor  duda de que las diversiones, distracciones y entretenimientos eran completamente distintos,  pero lo pasaban  bien y a su modo, aunque fuese paseando o ejercitándose en algún deporte en la alameda o en la eras, según la época del año de la que se tratase. También había que trabajar en el campo  o ayudar en las labores de la casa. Los domingos y días festivos eran algo distinto y muy respetado. Era estos días los que se vivían de manera distinta.
Hay fotos de viajes a distintos lugares, fotos en diversas calles o plazas del pueblo, fotos celebrando alguna comida especial, etc. Seguro que el momento de cada una será conocido y recordado por los que aparecen en ellas.
Estas y las demás imágenes que estoy publicando nos servirán también para recordar a todos aquellos vecinos, forasteros y amigos, que ya han fallecido. Que menos que rendirles este pequeño homenaje del recuerdo. Y gracias, como siempre, a todos los que cedieron las fotografías.    
En la plaza de Joarilla.
En el campo.
Con fondo especial elegido potr el fotógrafo.
En la Eras.
A la puerta de una casa con llamador.
Junto a una casa y sobre un arado.
Apoyados en un seat 600.
En un viaje más o menos lejos de Joarilla.
En el puente.
Carmina y Tista...

sábado, 18 de febrero de 2017

Imágenes del Pasado: Grupos de jóvenes de Joarilla de las Matas. Años 50-60.

Recordar el pasado es del agrado de todos y más si nos vemos reflejados en alguna imagen. Esto es lo que pretendimos al publicar en el verano del año 2014 el libro Joarilla de las Matas. Memoria de un Siglo. Para ello fueron muchos los vecinos del pueblo que nos cedieron fotografías, suyas o de otras personas. Y fueron tantas que daría para otra o más publicaciones, a juzgar por las que Mª Sol me envió posteriormente. Muchas de estas son las que irán apareciendo en este blog de El Trébano de Joarilla. Esepro que puedan verlas todos y también, si lo desean, opinar sobre ellas. Por anticipado muchas gracias a todos por hacer que esto sea posible y que Joarilla sea cada vez un pueblo más conocido, querido y apreciado por todos.

sábado, 21 de enero de 2017

El Cantamisa.



Se llama así al acto de cantar su primera misa un sacerdote. Cuando esto ocurría en Joarilla, como en otros pueblos, era una gran fiesta. Y no sólo lo celebraban los familiares y amigos, sino todos los vecinos y muchos forasteros.
En aquella época, hace 50 o 60 años, a cualquier acto religioso se le daba mucha importancia. Y este era uno de ellos. Se valoraba el que un hijo del pueblo llegase al sacerdocio o fuese religioso.
La celebración de su primera misa revestía gran solemnidad, era cantada y el nuevo sacerdote estaba acompañado de otros muchos compañeros. Uno de los momentos más llamativos era el besamanos. Al finalizar la misa todos los asistentes pasaban por el presbiterio para besar sus manos.
Y, aparte de otras cosas, en Jorilla y otros pueblos tenían la costumbre de llevar en andas al nuevo sacerdote desde el domicilio de sus padres hasta la iglesia, bajo un arco hecho de ramas y flores, como podemos ver en las imagenes.
Solían hacerlo los mozos, de la quinta del nuevo sacerdote. En este caso les tocó a Habilio y a Pepe, al menos son ellos los que se ven, en la primera foto, en la parte delantera de las andas. En la otra imagen es Nano, el que cantaba o decía su primera misa, acompañado de sus padres.
Nano era el hijo del señor José el herrero, que estudió y se ordenó sacerdote en Argentina.
Después de la misa no faltaba la invitación a tomar dulces a todos los asistentes, y familiares y amigos se reunían para el banquete.



sábado, 14 de enero de 2017

La imagen de hoy: D. Onofre, maestro de Joarilla. Año 1900.


En el centro de la imagen y arriba, D. Onofre con sus 44 niños. Año 1900.
Esta foto  es, tal vez,  la más antigua de las publicadas en el libro  Joarilla  de las Matas. Memoria fotográfica de un Siglo, en el verano de 2014. También ha sido y es una de las que más admiración ha causado entre las personas que la han visto. Y no solo por la antigüedad de la misma, sino también por lo que representa y cómo se representa.
La foto figura ya en algunos trabajos realizados sobre la educación y la escuela, sobre todo rural, en al pasado siglo XX. Bueno, esta y oras imágenes de las que  publicamos en el libro  sobre este tema.
Y  aunque como se dice, una imagen vale más que mil palabras, por mi parte no me resisto a hacer un breve comentario sobre ella. Cada cual, no obstante, pude también pensar o  expresar lo que crea conveniente.
“Más de 40 niños con su maestro D. Onofre  junto a la pared y delante de una de las ventanas de la antigua escuela de Joarilla.  Y, aunque todos tienen el mismo corte de pelo, pues esto dependía del peluquero que entonces hubiese en el pueblo, no todos visten del mismo modo en la fotografía. Una gran parte llevan el blusón, variado por cierto, que vestían para  estar en clase. Y otros parece que llevan chaqueta y hasta se ve a uno con traje de marinero, como los que  se usaban al hacer  la Primera Comunión.
Todos están con los ojos puestos en la misma dirección, la del fotógrafo que les enfoca con su cámara.
Sobre el calzado que llevan no podemos opinar, pues apenas se ve el de los que están sentados en la primera fila. Parece que son botas muy originales lo que algunos llevan. 
Su colocación para la foto es perfecta, destacando en el centro y en la parte superior la figura de D. Onofre el maestro , que allá por 1900, el último año del siglo XIX, quiso fotografiarse con sus alumnos, para que ahora los podamos ver  nosotros, y también  admirar, como ocurre con muchas otras imágenes del pasado.

lunes, 9 de enero de 2017

La imagen de hoy: El burro de Niceto.


Niceto con su burro preparado para pasear tres niños.
Antiguamente había más animales de raza asnal, popularmente llamados burros,  en todos los pueblos. También en Joarilla de las Matas. Y es que este animal, paciente y tranquilo, servía para muchas cosas. En verano para trillar, él solo, o acompañado de otro animal; con él se llevaba la comida a los que estaban en el campo, trabajando durante todo el día; sobre él el dueño visitaba sus tierras, viñedos y demás posesiones a lo largo del año;  con él algunos realizaban viajes a pueblos cercanos;  y también hay que decir, como vemos en la imagen, que el burro servía para pasear a los niños, aunque a veces estuviesen acompañados de personas mayores.
En la imagen vemos a tres niños, seguro que nietos de Niceto, dispuestos a  dar un paseo sobre  el burro de su abuelo. Y seguro que se lo pasaron muy bien. Para ellos no dejaba de ser una diversión o entretenimiento, a falta de caballitos y otros juguetes con ruedas y hasta motorizados, que no se conocían y que tardarían mucho en llegar, como regalo de Reyes, al pueblo.

viernes, 6 de enero de 2017

La imagen de hoy: Poner la lumbre.



Tía Anselma con la canasta llena de paja.
Por los años 50 del siglo pasado, e incluso antes, en los pueblos y no tan pueblos en los que se cultivaban cereales, tras la trilla y obtención del grano, la paja se recogía el pajar, de cual se iba sacando para alimentar  a los animales, junto con el pienso, pero también para uso doméstico como combustible en las cocinas que había, por entonces, en todas las casas. Por eso todas las mañanas una de las primeras tareas, casi siempre de la mujer, era poner la lumbre, fundamentalmente con paja y unos palos que ayudasen a una mejor combustión. Junto a la lumbre se colocaba el pote metálico con agua que estaría caliente durante todo el día. Y también alguno de los pucheros con la comida, sobre todo las legumbres, que se irían cociendo lentamente a lo largo de la mañana.
La lumbre daba calor a la cocina o al lugar en el que estuviera colocada. No lejos de ella solía haber una mesa camilla y alacenas o armarios con los útiles domésticos necesarios.
En esta imagen de Joarilla de las Matas, publicada en el libro Memoria Fotográfica de un Siglo, vemos a la tía Anselma saliendo del pajar con la canasta llena de paja para poner la lumbre en la cocina de su casa.